Etiquetas

,

Nunca me imaginé con cuarenta años.
Ni imaginé que todos empezaran a morirse
y que poco a poco aquella cola avanzaba
y lo único irreversible
era que yo avanzaba con ella.

Me he pasado la vida en busca de verdades absolutas,
o de mentiras confortables,
y ahora no sé si seguir buscando
o sentarme a esperar la próxima cosecha.

No hay más.
No hay nada más.
Sólo este momento,
este frío de enero
-que en marzo ya echaré de menos-.
Llegarán nueve meses de calor.
Parecerá que la vida empieza de nuevo,
pero todo lo que empieza de nuevo
en realidad son las cosas que olvidé anotar en este cuaderno.

Anuncios