Etiquetas

Y desde el otro lado del océano
llegó un huracán
que me hizo creer que podría creer
que podría querer

Y desde el primer momento
ya entendí
que el poder de su aliento
calmaba la bestia que me habita

Y la pienso cada hora
que paso despierto
Y nunca recuerdo los sueños
pero la sueño

“Esto es lo que quiero”,
le digo a la bestia que me habita
“Vé y cógelo”, me reta

Y la encontraré dentro de este corazón blindado
aunque tenga que abrirlo con mis propias manos
Como la abro a ella
cuando dejo que tome el control
Cuando nos olvidamos
de a qué suenan las palabras.

Anuncios