Etiquetas

, , ,

Dentro de esta pastilla hay un poco de felicidad.
O de calma, que ahora viene a ser lo mismo.
Porque es lo único que necesito;
paz en esta vida.
La que no he tenido jamás.
La que, de niño, buscaba en el pecho de mi madre
y en la voz de mi padre,
o en las tardes al sol, sobre las rodillas de mi abuela.
La que ahora me da, a veces, el Orfidal
y a veces tu abrazo.
Pero no sé cómo quedarme a tu lado
sin el convencimiento de que nos haremos daño.

Vuelvo a las andadas en cuanto veo la ocasión.
Vuelvo a las andadas
y paso por alto el camino recorrido,
y me digo que no avancé apenas nada,
que sólo corría en círculos.
Que sigo a dos palmos, o a una madrugada,
de la más pura oscuridad.

No hay descanso.
Dormir para nacer lejos de aquí.
Soltarme de tu mano
para que no te acerques a mis pesadillas,
y desde mis pesadillas llamar a alguien
que se parece demasiado a ti.

 

Anuncios