Etiquetas

, ,

¡Mirad!
Hoy es noche de gala en los últimos años
Los ángeles se bañan en lágrimas
Público en ese teatro que ahora contempla
un drama de esperanzas y temores.

Imágenes del dios que nos sobrevuela
A lo lejos, los niños mascullan
que el escenario nunca es el mismo.
Supurando sus alas alcohol de sufrimiento.

Esta es la memoria que no será
Y su fantasma siempre huyendo
de la multitud que no puede verle.

¡Mirad!
Ante la indolencia del tiempo
la serpiente se insinúa
Roja como mi sangre, se retuerce desnuda
Y, en tormentos, mis sueños son su presa.

Que se apaguen las luces, todas
y que sobre cada forma descienda el telón
Que los demonios se queden aquí
Que cese la lluvia
Quiero tomar el control.

(Que se apague la luz, 1995).

Anuncios